Hacer que los niños sean buenos lectores

Hacer que los niños sean buenos lectores: ¿Cómo fomentar la lectura? 📖

enero 14, 2020 0 Por Rosmery

La lectura es uno de los mejores hábitos que tu hijo puede adoptar desde temprana edad. Además de ser una rica fuente de disfrute, leer le ayuda a estimular su imaginación, lo hace hábil mentalmente, le da herramientas para solucionar problemas, hace que desarrolle el sentido estético, le proporciona cultura, y le ayuda a tener un buen rendimiento escolar. ¿Pero cómo hacer que los niños sean buenos lectores? En este post te doy las claves para fomentar la lectura en tus hijos, para que vayas alimentándolo de esta costumbre saludable y beneficiosa que le servirá muchísimo en su desarrollo intelectual.

Beneficios de la lectura para los niños 💡

En este siglo tan agitado y globalizado, un niño que crece inmerso en la tv, en el ordenador o en las pantallas inteligentes, le será difícil crear su propia personalidad y su propio criterio (debido a tanto flujo de información que muchas veces no tiene fundamento). De esta manera, será una persona fácilmente manipulable.

En cambio, si desde temprana edad le alimentas el gusto por los libros, tu hijo disfrutará de muchos beneficios de la lectura:

  • Enriquece el vocabulario.
  • Ayuda al niño a pensar con claridad y criterio propio.
  • Gracias a la lectura, los niños ponen rienda suelta a su creatividad y la entrenan.
  • Mantiene vivos sus sentimientos.
  • Los hace ser empáticos.
  • Tienen una autoestima lectora
  • Los acercas al éxito escolar (las mayoria de las personas que fracasan en la escuela tiene problemas de lectura).

Cómo prepararlos para la lectura en edades tempranas: Comencemos por generar una sensación positiva

Uno de los objetivos más importante que debemos lograr en nuestros hijos pequeños es crear la sensación que los libros, y en consecuencia la lectura, son objetos divertidos y amigables que están a la disposición para divertir. De esta manera lograremos que no tengan el estrés que muchos niños de las generaciones pasadas sentian cuando veían un libro, sino todo lo contrario sientan que al abrirse la tapa del libro algo bueno ocurrirá.

Aparte de lo positivo de la diversión los niños asociarán la lectura a compartir tiempo de calidad con su papá y su mamá (algo realmente valioso que nadie nunca les podrá quitar).

17. Libros de actividades para fomentar la lectura y la concentración en tus hijos

Libros de diferencias

1. El Gran Libro De Las Siete Diferencias (Picanyol)

Es un libro para jugar a buscar diferencias en ilustraciones enormes y a color. Hay 7 diferencias en cada doble página y 11 situaciones distintas. Las ilustraciones están llenas de detalles y de humor.

Las soluciones de las once situaciones que se plantean se encuentran al final del libro. En cada caso hay diferencias más sencillas y algunas más complejas.

Es el libro ideal para entretenerse en familia y hacer que los niños se diviertan un montón.

2. Princesas. Busca las diferencias (Disney. Princesas). Editorial Planeta

Hacer que los niños sean buenos lectores

Con este libro se buscan las diferencias y los objetos escondidos en cada escena. También permite dibujar, colorear, ¡y mucho más! Perfecto para las consentidas de la casa.

3. Encuentra la diferencia – Debajo Del Mar (Libros Webber)

En este libro, cada página doble contiene dos escenas que son casi idénticas, todo lo que se debe hacer es buscar lo que ha cambiado: un pez podría haber cambiado de color, una tortuga podría haber perdido sus manchas o un pulpo podría tener una pata extra.

Se trata de un libro interactivo para niños que aman resolver acertijos, ideal para días lluviosos y viajes en automóvil.

Libros de laberintos

4. Bloc De Laberintos (De Kirsteen Robson)

De tamaño mayor que un folio, este bloc trae 30 hojas arrancables con laberintos muy bonitos y atractivos para los niños. En cada uno de ellos se proponen actividades de colorear y de buscar una serie de objetos, lo cual hace que sean aún más entretenidos.

Para niños de 5 años a lo mejor son un poco difíciles, y para 7 años quizás ya demasiado fáciles. Los 6 años es la edad más adecuada.

Rebajas

5. Posible-imposible: laberintos (ISEEK)

En este libro, los laberintos crecen en complejidad hasta que se llega al último desafío: ¡un laberinto tan difícil que se debe resistir la tentación de mirar la solución al final del libro! En el texto proponen un plazo de tiempo para completar cada laberinto y tú mismo puedes puntuar a tu hijo para ver si supera el mejor resultado.

Libros de atención y concentración

6. Niños mindfulnes. 50 actividades mindfulness para cultivar la sensibilidad, la calma y la concentración (Whitney Stewart y Mina Braun)

¡Enseña a tus niños a cultivar la empatía y a manejar las emociones cotidianas mientras se divierten con el mindfulness! Estos juegos, actividades y meditaciones apoyan y motivan a los más pequeños a lidiar con su día a día, desde la mañana hasta la noche. Además, ayudan a desarrollar y potenciar un amplio abanico de habilidades.

7. Posible-imposible: unir puntos (ISEEK)

Hacer que los niños sean buenos lectores

La complejidad de este libro va in crescendo. El último desafío cuesta tanto que cualquiera se rinde y ve la solución al final del libro. Al igual que el de los laberintos, en el texto proponen un plazo de tiempo para completar cada ejercicio y tú mismo puedes puntuar a tu hijo para ver si supera el mejor resultado.

Libros de enigmas

8. 365 enigmas y juegos de lógica (Miguel Capó)

Un enigma para cada día del año. Estos 365 divertidos y estimulantes juegos de ingenio le exigen a tu hijo a pensar con lógica y a abrir su mente. En el libro descubrirás los mejores acertijos, paradojas, ilusiones ópticas y problemas matemáticos.

Seguramente, en algunos de los juegos, tu hijo o tus hijos necesiten ayuda. No dudes en brindársela.

9. El caso del castillo encantado (Serie Los BuscaPistas 1), de Teresa Blanch  y José Ángel Labari Ilundain

Es el número 1 más vendido en Libros de thrillers y suspense para niños (en Amazon).

Pepa Pistas y Maxi Casos descubrirán que el librero de su barrio esconde muchos secretos.

Pepa y Maxi han decidido abrir una agencia de detectives en la casita de madera abandonada de Pulgas, el perro de Pepa. En su primer caso, deberán descubrir qué secreto esconde el castillo de la familia Vamp.

Libros de actividades varias

10. Pop-up ¿Dónde está? Los colores (Dawn Sirett)

Con este libro los niños pueden entrar de lleno a todo un universo de imaginación. La idea es que ayude a los juguetes a encontrar a sus amigos. Para ello, el niño debe levantar todas las solapas.

Un libro con muchísimas sorpresas y llamativos pop-ups que fomentan la interacción, el lenguaje, la memoria y la imaginación, para que los niños aprendan jugando.

11. 1001 cosas para buscar en menos de 1 minuto (Angels Navarro)

Es muy importante para el desarrollo cognitivo de los niños que hagan actividades para ejercitar su cerebro. 1001 cosas para buscar en menos de 1 minuto es una divertida herramienta de entrenamiento que los ayudará a potenciar el poder de concentración y la agudeza visual.

En este libro, además del ingenio, los niños deben utilizar sus capacidades de atención y memoria, pero también tienen que ser muy rápidos, pues solo disponen de 1 minuto para resolver cada uno de los juegos.

12. Peque-pasatiempos: Cuaderno nº1 (Lourdes Benito)

Es una revista de pasatiempos infantiles. En ella podemos encontrar un poco de todo: laberintos, sopas de letras, unir los puntos, juegos de encontrar las diferencias, juegos de siluetas, mensajes secretos, pasatiempos para colorear.

13. Bloc Pasatiempos (De Kirsteen Robson)

Este bloc tiene varios pasatiempos por página, muy entretenidos y educativos. El formato es grande y las hojas se pueden arrancar.

14. Memoria de elefante (Josep Lluís Martínez Picanyol)

Ideal para niños de 5 y 6 años, con juegos pensados para desarrollar la curiosidad y mejorar el intelecto, la comprensión lectora y la concentración. Hay una multitud de juegos divertidísimos que sirven para pasarlo genial a la vez que se aprende.

Los ejercicios permiten buscar diferencias entre ilustraciones, buscar personajes iguales entre multitudes, jugar a encontrar palabras, jugar a laberintos, identificar imágenes pintándolas de un color u otro, ¡y muchos juegos más!

Cuentos infantiles

15. La fantástica historia de Blancanieves y los siete enanitos (Rufito Bonavista y Laurence Jammes)

Esta edición del cuento de Blancanieves y los siete enanitos contiene varios escenarios del cuento, troqueles de los personajes, un libro de cartón en el que se relata el cuento acompañado de preciosas ilustraciones y un colgador de puerta. Todo lo necesario para contar y representar a lo grande la fantástica historia de Blancanieves y los siete enanitos.

Trae pequeñas marionetas de papel que representan a los personajes, para que al mismo tiempo jueguen siguiendo lo que se vaya narrando en la historia.

16. Los tres cerditos: Ilustraciones de Marta Biel (Cuentos clásicos con mecanismos), (AA.VV)

Hacer que los niños sean buenos lectores

Cuenta la historia que todos conocemos, pero con un toque diferente. Cuenta con mecanismos que el niño puede manipular sin problema, incluso varía la situación en la misma página.

Por ejemplo, en este libro de “los tres cerditos”, en la página aparece el lobo soplando la casa de los cerditos, y si hacen uso del mecanismo, la casa puede desaparecer y dejar a los cerditos sin cobijo.

Libros para aprender a leer

17. Nuevo Mi Jardin (Colección Angelito)

Este libro cierra con broche de oro y ya te explico por qué. Para hacer que los niños sean buenos lectores, este libro es el mejor para enseñarle a leer a tu pequeño. El método de silabas es muy sencillo. Comienza enseñando las letras, y luego las lecciones se dividen con silabarios, empezando con ma-me-mi-mo-mu, pa-pe-pi-po-pu, etc.

La idea de esta cartilla es enseñarle al niño de manera visual y fonética, comenzando desde lo más sencillo hasta lo más complejo. Al final de todas las lecciones, hay lecturas que perfectamente pueden ser las primeras que inicien a tu hijo en todo este mundo mágico de los libros.

No hay mejor libro para enseñar a leer. Definitivamente, Mi Jardín es un gran texto.

Consejos para hacer que los niños sean buenos lectores

Hacer que los niños sean buenos lectores

Ya después de hacer que tu hijo asocie

Debes dar el ejemplo

Los niños aprenden con el ejemplo. Muchas veces el proceso de aprendizaje de los niños se da por imitación, ellos imitan lo que ven de sus padres. Por eso, para hacer que los niños sean buenos lectores, lo más importante es que te vean a ti, y a otros miembros de su núcleo familiar, leyendo, y leyendo de buena gana; es decir, que se note que quienes lo rodean encuentran placer en la lectura.

Léele un cuento por las noches

Esta técnica casi nunca falla. Leerle por las noches es demostrarle que siempre se puede dedicar un tiempo a la lectura. Es una manera de compartir con tu pequeño las aventuras que encierran las páginas. Lo importante de este asunto es que tú muestres interés, que vivas la experiencia con él (aunque ya te sepas el cuento), que muestres asombro cuando haya que hacerlo, etc. Así, tu hijo verá que en los libros son fuentes de emociones. Mientras más divertida sea la historia que leas, más placer sentirá el niño.

Al finalizar, comenta el capítulo o el cuento con tu peque. Pregúntale qué parte de la historia le gustó más y cuál le gustó menos, pregúntale el porqué. Esto ayudará a que vaya desarrollando la comprensión lectora, cosa que le servirá muchísimo cuando aprenda a leer.

Consejos que te ayudarán a

Procura tener uno o varios estantes con libros en tu casa

Es una manera de familiarizar al niño con los libros, así los verá como algo común en el hogar, algo útil. Poco a poco, cuando vaya aprendiendo las letras, la misma curiosidad y emoción hará que él mismo se acerque a ellos.

Haz que los libros sean un tema frecuente de conversación

Para hacer que los niños sean buenos lectores, también es importante que vean que los integrantes de su grupo familiar hablan de libros, que los comentan. ¿No te has dado cuenta de que los niños casi siempre quieren formar parte de las conversaciones de adultos? Ver que los que le rodean hablan de libros, hará que ellos también se interesen, que pregunten.

Lleva a tus hijos a ferias de libros y a bibliotecas

Una vez más, se trata de una manera de familiarizar al peque con los libros. Que vea que su familia invierte en libros, que sepa que los libros son verdaderamente importantes.

Jamás utilices la lectura como un castigo

Si haces esto, tu hijo encontrará detestable leer. Y es que así funciona el condicionamiento, si hace algo malo y lo mandas a leer, el peque lo asocia como una actividad desagradable.

No lo presiones, no lo culpes porque no se interesa en la lectura

Tiempo al tiempo, las mejores recetas se cocinan a fuego lento. No lo presiones, no le eches en cara que no se interesa por la lectura. Esto lo que hará es fastidiarlo.

Nunca le exijas que termine un libro comenzado

Vamos, hasta te puede pasar a ti. No todos los libros son tan buenos, hay historias sumamente aburridas. Y créeme, si una trama no atrapa, la lectura se torna muy fastidiosa.

No fuerces sus gustos para que lea los libros que te gustaron a su edad

Esta manera de presionarlo tampoco es efectiva. Tienes que dejar que él decida, que él escoja lo que desea leer. Es la única forma de demostrarle que la lectura es piro placer y disfrute, no algo impuesto.

Empieza por la diversión

Hacer que los niños sean buenos lectores

Entretenimiento es una clave fundamental para hacer que los niños sean buenos lectores. Si tu peque todavía no sabe leer porque está muy pequeño, entonces debes irte por el carril de la diversión. Cómprale libros ilustrados de actividades, libros en los que tenga que ver las diferencias y semejanzas, libros de enigmas, de laberintos, de colorear, dibujar, rasgar, unir puntos, etc.

También puedes comprar cuentos infantiles, que debas leerle tú, pero en el que él pueda tener una participación activa. Por ejemplo, hay cuentos que vienen con mecanismos para que los niños puedan ver y “vivir” más intensamente las escenas. Hay unos que incluso traen los personajes para armar (en cartón), de manera que el relato se convierta al mismo tiempo en un juego. Tú puedes ser un personaje, y tu hijo puede ser otro, etc.

Eso sí, los libros de actividades varias vienen con instrucciones para poder hacer los ejercicios. Obvio, si tu hijo no sabe leer, debes guiarlo y enseñarlo a hacer la actividad. Luego, a medida que vaya aprendiendo las letras y sus combinaciones, el mismo niño será capaz de hacer las cosas por su cuenta.

Este tipo de libros hacen que los niños despierten interés por la lectura, porque a través de ellos van a descubrir que, al abrir un texto, hay todo un mundo lleno de diversión, misterios y aventuras.

Ahora que ya conoces las claves para hacer que los niños sean buenos lectores, comienza a implementarlas con las mejores ganas, y verás cómo tu hijo se interesará en el asunto.

Como recomendación adicional, y para finalizar, si después de que tu hijo se interesó y comenzó a leer, luego detiene la lectura por un tiempo, no te preocupes y no lo presiones. Llegar a un libro debe ser por placer, no por obligación.